Cocinitas que me visitan

miércoles, 15 de junio de 2016

Mermelada de naranja y jengibre

¡La receta perfecta contra el resfriado!
La naranja es rica en vitamina C y flavoides, que refuerzan nuestro sistema inmunitario ayudándonos a combatir las enfermedades.
El jengibre tiene múltiples propiedades, entre ellas alivia el dolor de garganta y descongestiona.
Si unimos las propiedades de estos dos ingredientes el resultado es, además de delicioso, sanísimo.

Para preparar esta mermelada necesitamos:
- 1 kg. de naranjas ( yo usé las del huerto de mi hermana, totalmente ecológicas)
- 50 gr. de jengibre fresco
- 500 gr. de azúcar
- 1 cucharilla de pectina



Lo primero es pelar las naranjas y trocearlas en una olla, a continuación rallamos el jengibre fresco encima y lo ponemos todo al fuego, cuando rompa a hervir bajamos el fuego y lo dejamos que hierva lentamente hasta que la naranja esté blandita y casi deshecha, yo lo tuve casi una hora.
En ese momento si os gusta la mermelada fina, sin trozos la pasáis por la batidora, añadís el azúcar y la pectina y removéis hasta que el azúcar se disuelva, dejar hervir a fuego lento unos 10 minutos.




Verter en botes de cristal esterilizados, cerrar y poner al baño María al menos 20 minutos para hacer el vacío.


¡¡Tiene un sabor increíble y un ligero picante al final!! Yo no soy de picante, todo lo contrario, pero esta mermelada me encanta.


Espero que la probéis y me contéis vuestras impresiones. 


miércoles, 25 de mayo de 2016

Pollo con pimentón y canela

Esta receta es de Jamie Oliver y la uso muy a menudo, porque en casa el pollo es nuestra (mi) carne favorita.
Es tan sencillo de prepara que no creo que se pueda clasificar siquiera como receta.
Vamos allá.

Ingredientes:
- Pechugas de pollo en filetes ( yo preparo dos medias pechugas para tres)
- sal
- pimienta
- canela
- pimentón
- semillas de sésamo





Elaboración:
Cortar dos trozos de papel de hornear lo suficientemente grandes como para que quepan todos los filetes de pollo en uno de los trozos y se puedan tapar con el otro.


En uno de los trozos de papel espolvorear sal, pimienta, pimentón, canela y semillas de sésamo al gusto (¡ojo que la canela también pica!).



Colocar encima las pechugas y volver a espolvorear por encima de ellas todas las especias y semillas.




Tapar con el otro trozo de papel y golpear las pechugas para que queden lo más finas posible ¡esta es la parte más divertida!






Cocinarlas a la plancha un par de minutos, al estar tan finas se hacen en un momento.
Yo suelo servirlas acompañadas de tomates cherry, pero admiten cualquier tipo de guarnición o acompañamiento.





¡Espero que las probéis porque son super sencillas, pero muy sabrosas! Además se preparan en un momento.

jueves, 19 de mayo de 2016

Albóndigas al horno

Esta es una receta de esas que no te cansas de hacer porque puedes cambiarla con sólo variar la salsa y como es un plato que gusta tanto a niños como a mayores siempre es un éxito.
Además como las albóndigas no son fritas son mucho menos pesadas.
Los ingredientes de las albóndigas son:
- 800 gr. de carne picada (en este caso yo usé carne de cerdo sólo, pero si la usa  mixta salen también buenísimas)
- 1 diente de ajo grande o 2 pequeños
- 1 huevo
- 3 cucharadas de pan rallado
- sal
Para la salsa:
- 1 cebolla grande muy picada
- 1 diente de ajo
- 1/2 pimiento rojo muy picado
- 4 cucharadas de tomate frito
- 1/2 vaso de vino blanco
- 1 vaso de agua
- sal


Elaboración:
Primero ponemos el horno a calentar a 200ºC.
En un cuenco grande ponemos la carne, el ajo rallado, el huevo, el pan rallado y sal al gusto. Lo mezclamos con la mano hasta que el huevo y el pan rallado se integren bien en la carne.
Vamos haciendo bolas del tamaño deseado ( yo hice 20 albóndigas con estas cantidades) y las vamos colocando en una bandeja de horno cubierta de papel de hornear.
Cuando ya estén listas las horneamos 20 minutos, hasta que estén doradas ( puedes darles la vuelta a media cocción).

A parte en una sartén grande o una olla baja sofreímos la cebolla, cuando esté blandita añadimos el ajo, el pimiento y sal. Cuando ya esté un poco cocinado añadir el vino y el agua y dejar hacerse unos 10 minutos.

Cuando las albóndigas ya estén listas colocarlas en la salsa y dejar guisar todo junto unos 30 minutos.




Para acompañarlas yo preparo unas "patatas especiales", pero podéis acompañarlas con las típicas patatas fritas, cocidas o puré de patata.





Una receta riquísima y sencilla.
Espero que la probéis.


jueves, 12 de mayo de 2016

"Patatas especiales"

Este es uno de los acompañamientos favoritos de mi familia para la hora de la cena.
Realmente no es una receta, si no más bien una forma de preparar las patatas, pero bueno, yo la comparto porque como en casa tiene tanto éxito creo que os puede gustar.
Ingredientes:
- 4 patatas
- 1 diente de ajo
- sal
- aceite de oliva para freír.



Preparación:
Escogemos unas patatas no muy grandes y lo más similares posible en tamaño. Las pelamos y lavamos bien.
En una olla ponemos agua, sal y un diente de ajo y llevamos el agua a ebullición, en este momento añadimos las patatas y las dejamos cocer a fuego lento para que no se deshagan.
Cuando las patatas estén blandas las escurrimos y dejamos secar en un plato, si os gusta el ajo también ( yo lo preparo para mi marido).




Esperamos a que las patatas estén frías, las cortamos en cuadraditos y las freímos en aceite muy caliente para que doren. Con el ajo se puede hacer lo mismo, pero ¡ojo! que se quema con facilidad.
Lo dejáis escurrir en papel de cocina para que escurra el aceite y ¡¡¡a disfrutar!!!
Las patatas quedan tiernas por dentro y muy crujientes por afuera.





jueves, 5 de mayo de 2016

Pastel Bakewell

Esta es otra receta de Rachel Allen, es una receta muy , muy sencilla, pero deliciosa.
La combinación de almendra y frambuesa da como resultado un sabor inigualable y un bizocho jugoso y suculento.
Yo lo he preparado en un molde de plum cake, pero tradicionalmente es un pastel redondo.
Los ingredientes que necesitamos son bastante normales, de los que hay en casi todas las casas y su elaboración es de lo más sencillo que te puedas imaginar.

Ingredientes:
- 150 gr. de harina
- 150 gr. de azúcar
- 150 gr. de almendra molida
- 150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente
- 150 gr. de frambuesas (valen congeladas)
- 50 ml. de leche
- 2 huevos
- 1 cucharilla de levadura en polvo
- 25 gr. de almendra laminada ( yo no la tenía y no la puse)
- azúcar glas para espolvorear (yo tampoco la puse)



Elaboración:
Lo primero es poner a calentar el horno a 180ºC.
Mientras calienta batir la mantequilla y el azúcar hasta que blanquee y esté espumosa la mezcla. Añadir los huevos uno a uno y a continuación la leche.
Ahora añadir la almendra molida, la harina y la levadura , cuando esté todo bien integrado añadir las frambuesas con cuidado para que no se rompan demasiado.



Verter en un molde  engrasado redondo de unos 20 cm. de diámetro ( yo lo hice en uno de plum cake de 25 cm. de largo).
Este es el momento de esparcir las almendras laminadas por la superficie del pastel.
Hornear unos 40 minutos o hasta que al pincharlo en el centro el palillo salga limpio.


Solo, con helado, con natillas, con salsa de frambuesa,.... ¡de cualquier manera es maravilloso! 
Es el pastel perfecto: fácil y delicioso ¿qué más se le puede pedir?





Espero que lo probéis y me deis vuestra opinión.

¡Hasta pronto!

miércoles, 13 de abril de 2016

Banoffee

Hace tiempo que no aparezco por aquí, pero he pasado una mala racha y no me apetecía nada, ni siquiera cocinar o hacer mis labores.
Ahora ya estoy un poco más animada y empiezo a hacer algunas cosas.

Hoy os traigo una idea estupenda para el calorcito, mi versión del banoffee.
El banoffee es un postre a base de plátano, toffee y nata, pero a mí así me resulta muy pesado, así que después de mucho probar llegué a esta receta.

Ingredientes para 4 raciones generosas:
-12 galletas María
- 2 cucharadas de mantequilla (aproximadas)
- 50 gr. de azúcar moreno
- 200 ml. de nata para montar
- 1 envase de queso crema (según la marca suelen ser unos 200gr.)
- 100 gr. de leche condensada
- 2 plátanos


Elaboración:
Colocamos el azúcar moreno al fuego en un cazo y lo hacemos caramelo, cuando esté dorado añadimos con mucho cuidado la nata porque puede saltar. Remover hasta que se disuelva el caramelo , bajar el fuego y dejar cocer hasta que espese un poco.
Separar del fuego y dejar enfriar un poco.
Machacar las galletas y mezclar con la mantequilla derretida hasta que se formen una especie de "migas", puede que necesite un poco más de mantequilla o un poco más de galleta, eso va al gusto de cada uno.
Repartimos esta mezcla en cuatro copas o cuencos y reservamos en la nevera.
En un cuenco mezclar el queso crema y la leche condensada hasta que se forme una crema homogénea, reservar.
Pelar los plátanos y trocearlos en rodajas no muy gruesas.





¡Vamos a montarlo!
Cogemos los cuencos de la nevera y ponemos en cada uno un par de cucharadas de toffee lo más extendidas posible, encima el plátano en rodajas y otra vez el toffee cubriendo el plátano.
Por último repartimos la crema del queso y la leche condensada en los cuatro cuencos.



Se puede comer ya o se puede guardar en la nevera hasta que sea la hora del postre ¡ si resistís la tentación!



Está buenísimo, aunque no es un postre para hacer muy a menudo por su elevado aporte calórico. Pero de vez en cuando un capricho, sí.


¡Espero que os guste!

miércoles, 2 de diciembre de 2015

Yogur de turrón

Ya estamos en Diciembre, así que tenemos la Navidad a la vuelta de la esquina.
Eso quiere decir que ya empezamos con las recetas navideñas o con sabores que evocan la Navidad.
Yo os traigo un yogur de turrón, que sin ser un postre navideño propiamente, sí que nos hace pensar en Belenes, árboles, luces y demás adornos. Además es algo que podemos prepara cualquier día del año con ese turrón que al final siempre sobra.
¡Vamos con la receta!

Ingredientes (para 6 vasitos de yogur):
- 600 ml. de leche entera
- 1 yogur natural
- 2 cucharadas de leche desnatada en polvo
- 100 gr. de turrón de Jijona
- 6 cucharadas de azúcar

Elaboración:
En un cazo poner la leche, el turrón troceado y el azúcar a fuego lento y remover hasta que el azúcar y el turrón se disuelvan , si queda algún trozo pequeño de turrón no importa, pero tiene que ser pequeño.
Dejar que enfríe un poco (que esté tibio para que las bacterias del yogur natural no mueran con el calor), añadir el yogur natural y la leche en polvo y mezclarlo bien.
Verter en los vasitos y dejar en la yogurtera 8 horas ( yo los dejo toda la noche), cuando ya estén listos dejar enfriar, cuando estén a temperatura ambiente guardar en la nevera.

¡Ya están! Ahora a disfrutar de un postre sano y con todo el sabor de la Navidad. Un yogur cremoso y con un sabor a turrón delicioso.