Cocinitas que me visitan

sábado, 11 de abril de 2015

Empanada de caballa

Seguimos con las recetas de caballa, un pescado excelente para nuestra salud.
Hoy le toca a la empanada, una solución estupenda para preparar con antelación y disfrutar al aire libre o por la noche, en vez de una pizza,  viendo una película ¡qué hay que reivindicar lo nuestro y la empanada es tan buena como la pizza!


Yo la preparé con la misma receta que usé para la empanada de bonito , pero os la voy a poner aquí otra vez para más comodidad.
Los ingredientes de la masa:
- 500 gr. de harina normal
- 200 ml. de agua tibia
- 25 gr. de levadura fresca
- 10 cucharadas de aceite (si puede ser usa la del sofrito del relleno, le da un sabor espectacular a la masa)
- 9 gr. de sal

Preparación de la masa:

 Colocar 400 gr. de la harina en un cuenco grande y hacer un  hueco en el medio. Desmigar la levadura en el hueco y añadir el agua, la sal y el aceite que habíamos reservado del sofrito. Empezar a amasar con una cuchara y cuando ya esté todo mezclado ir añadiendo poco a poco más harina e ir amasando con las manos.
Cuando ya no esté pegajosa la masa amasar en la encimera unos 6 ó 7 minutos  hasta formar una pasta manejable (puede que haya que añadir algo más de harina).
Formar una bola y dejar levar en un plato tapada con un paño limpio 1 hora hasta que doble su tamaño.


Al igual que en la otra receta, usé sólo la mitad de la masa, la otra mitad está en el congelador, envuelta en film transparente, esperando su turno.

Con la mitad de la masa hice dos partes más o menos iguales, las extendí y con una cubrí un molde de pirex. La otra parte la reservé para cubrir la empanada.

Aparte el relleno:
- 1 cebolla grande
- 2 caballas
- sal

Cocer las caballas limpias con agua y sal unos 20 minutos, escurrir y limpiar y desmenuzar la carne.
En una sarten pochar la cebolla picada muy finita hasta que esté dorada.

Colocar la cebolla el el molde sobre la masa, encima la caballa y cubrir con el resto de masa.
Hacer unos agujeros para que el relleno "respire". y hornear en horno precalentado a 220ºC durante 30 minutos o hasta que adquiera un tono dorado ( si queréis podéis barnizar la superficie con huevo antes de meter al horno y quedará brillante).


Luego ya sólo queda disfrutar de ella.



Realmente deliciosa.

jueves, 2 de abril de 2015

Pastel de chocolate de Rachel Allen

Una de mis cocineras favoritas es Rachel Allen, sus pasteles y postres son fáciles de elaborar, sencillos, pero deliciosos.
Este es un pastel de chocolate que hacía mucho tiempo tenía ganas de probar. Me llamaba mucho la atención que uno de sus ingredientes fuera remolacha y como siempre estoy buscando formas de que mi hijo coma más vegetales me pareció una solución perfecta.


Es jugoso, aterciopelado y muy sabroso, perfecto para un postre espectacular o una merienda festiva.
 Vamos con la receta que es realmente sencilla.
Ingredientes:

- 275 gr. de remolacha (vale de la que se compra empaquetada, aunque yo la usé fresca)
- 250 gr. de chocolate negro de buena calidad (yo usé Valor a la taza y el resultado es buenísimo)
- 250 gr. de mantequilla a temperatura ambiente ( y un poco más para engrasar el molde)
- 300 gr. de azúcar
- 3 huevos
- 75 gr. de harina normal
- 50 gr. de cacao en polvo ( ojo no vale cacao para el desayuno, tiene que ser cacao en polvo puro, yo uso Valor)
- 1/2 cucharilla de levadura en polvo
- un pellizco de sal

Elaboración:

Si la remolacha es fresca tenemos que cocerla. La lavamos con cuidado, le quitamos las hojas PERO NO LA PELAMOS para que no se desangre durante la cocción.
La cocemos de 30 minutos a 1 hora, dependiendo del tamaño (hasta que al pincharla esté blanda).
Cuando esté blanda, le quitamos la piel con las manos, OJO con unos guantes puestos si no queréis tener las manos de color rosa durante una semana, y la pasáis por la batidora hasta hacer un puré.
Precalentar el horno a unos 170C.
Engrasar un molde y cubrir la base con papel de hornear ( si el molde es desmontable, mejor, así se desmoldará más fácil).
Derretir el chocolate al baño María con cuidado de que no se queme.
Batir la mantequillla y el azúcar con las barillas eléctricas hasta que esté esponjosa la mezcla, aparte batir un poco los huevos y añadirlos poco a poco a la mezcla de la mantequilla.
Añadir la remolacha en puré y el chocolate derretido y batir hasta que esté todo bien mezclado.
Ahora hay que tamizar todos los ingredientes secos sobre esta mezcla y revolverlos con una cuchara con cuidado.
Verter en el molde y extender bien.
Hornear durante 30/35 minutos o hasta que el centro esté casi firme (como un flan).
Dejar sobre una rejilla para que enfríe y no desmoldar hasta que esté completamente frío.


¡Cuándo lo probéis os va a sorprender, es increíble la textura y el sabor que tiene!





Como dice Rachel Allen, cualquier ocasión puede ser especial con el dulce adecuado y este puede convertir una merienda o un postre en algo espectacular.

¡¡Espero que os guste!!

lunes, 30 de marzo de 2015

Albóndigas de caballa

Estamos en temporada de caballa, un pescado azul sanísimo y muy sabroso. Rico en omega 3, proteinas de alto valor biológico y vitamina A, D, E y del grupo B....¡Vamos, de lo mejor para nuestra salud!
En casa nos gustan mucho y tenemos la suerte de que mi cuñado, que es pescador, nos las trae directamente desde el barco.
Me gustan mucho al horno, en escabeche,...pero esta vez las he preparado de una manera distinta ¡en albóndigas!
Quedan deliciosas y muy suaves. La receta es de la prima de mi marido, pero yo la adapté a nuestros gustos y fue todo un éxito.
¡Vamos allá con la receta!





Ingredientes:
- 2 caballas
- 2 huevos
- 1 cebolla grande
- 1 diente de ajo
- harina para rebozar
- 1/2 vaso de vino blanco
- 1 vaso de agua
- cucharadita de harina
- aceite
- sal



Preparación:
Poner a cocer un huevo.
Limpiar las caballas y cocerlas en agua y sal (unos 15 minutos), dejarlas enfriar y separar la carne de las espinas y la piel, reservarla.
Picar la cebolla muy finita y el ajo, pocharla con el aceite y cuando está blandita y un poco dorada (muy poco, de color marrón muy clarito) separarla del fuego.
Añadir a la carne de la caballa el huevo cocido muy picado, dos cucharadas de la cebolla picada y un huevo batido, mezclar bien y dejar reposar.
Volver a poner la cebolla sobrante al fuego y añadir una cucharadita de harina, remover bien hasta que se disuelva y entonces agregar el vino revolviendo bien para que no queden grumos, llevar a ebullición y cuando empiece a espesar añadir un vaso de agua, remover y dejar a fuego lento hasta que espese un poco.
Con la mezcla de la carne de caballa ir haciendo bolas, pasarlas por harina y dorarlas en aceite bien caliente.
Escurrirlas en papel de cocina para que suelten el exceso de aceite.
En un recipiente para horno colocar la salsa y encima ir poniendo las albóndigas.
Dejar en el horno a 150º unos 20 minutos para que se integren todos los sabores.


¡Listas para degustar!




¡Ya me contaréis que tal os salieron!

jueves, 26 de marzo de 2015

Flan de Leche Condensada

¡¡Un año!!
¡Parece mentira que haya pasado tanto tiempo, y todo lo que me ha sucedido desde entonces!
Después de un montón de altibajos estoy otra vez preparada para seguir adelante.
Ha habido muchos cambios, uno de ellos es mi nuevo negocio Trastos y Tesoros.
Una tienda de segunda mano con cabida para todo tipo de artículos.

Pero bueno, vamos a lo que importa, la receta de hoy.
Es un flan de leche condensada delicioso y muy fácil de hacer.


Ingredientes:
- 1 bote grande de leche condensada
- 1 bote de leche (usa el bote de leche condensada como medida)
- 5 huevos
- 4 cucharadas de azúcar
- 2 cucharadas de agua


Con las cuatro cucharadas de azúcar y las dos de agua preparamos un caramelo ( yo lo pongo directamente en un molde de cristal y lo preparo en el microondas, pero  hay que tener mucho cuidado, porque se quema con mucha rapidez).


En un cuenco grande mezclamos la leche condensada, la leche y los huevos y batimos hasta que esté todo bien mezclado.
Lo vertemos en la flanera caramelizada y lo cocemos al baño María en el horno a 180º durante 40/45 minutos.
Si la parte de arriba se dora mucho podéis bajar un poco la temperatura.


Lo dejáis enfriar y lo sacáis con cuidado del molde (sale un flan grande).


¡¡Ya está!!
A disfrutar del postre

lunes, 24 de marzo de 2014

Crumble de manzana exprés

No sé si os pasa a vosotras, pero yo a veces siento la necesidad urgente de un postre rico, pero claro, no siempre hay tiempo de preparar algo muy laborioso, así que hay que pensar un poco y tomar atajos.

Eso fue lo que nos pasó el otro día a mis hermanas y a mí, era la hora de comer y nos apetecía algo rico y mi hermana pequeña, que es un genio de la improvisación tuvo esta idea.




Para tres personas necesitaréis:

- 3 manzanas
- 2 cucharadas de mantequilla
- 1/8 de cucharadita de clavo molido
- 5 vainas de cardamomo
- 1/4 de cucharadita de canela
- 1/4 de cucharadita de semillas de alcaravea
- 1 cucharadita de jengibre fresco rallada ( si no lo tenéis fresco, vale molido)
- 1/2 cucharadita de pimienta rosa
- 2 1/2 cucharadas de azúcar moreno

Para la cubierta:
- 6 galletas Digestive
- 1 cucharada de almendra molida
- 1 cucharada de azúcar moreno
- 1 nuez de mantequilla

Preparación:

Pelamos las manzanas, les quitamos el corazón y las cortamos finitas.


En un mortero, molemos las especias y cuando estén en polvo (si no lo picáis mucho tampoco pasa nada) las añadís a la  manzana.



En una sartén ponemos la mantequilla, el azúcar moreno y las manzanas y lo caramelizamos a fuego medio-bajo.

Añadir el jengibre y dejar que la manzana se ablande un poco (no hace falta que se deshaga, sólo que esté un poco tierna) no os doy tiempo porque depende de la variedad de manzana, tardará más o menos.

Cuando la manzana esté lista, picar las galletas y mezclarlas con la almendra, el azúcar moreno y la mantequilla hasta que quede en "migas".








Repartir la manzana en tres cuencos y colocar encima la mezcla de galleta.








¡Ya está!¡Un super postre en 15 minutos!

jueves, 23 de enero de 2014

Meatzza

Hoy os traigo otra gran receta de Nigella; sencilla, rápida, nutritiva y muy sabrosa.

La verdad es que creo que sus recetas me gustan porque son una forma fácil de solucionar una cena con platos ricos y que además resulten poco engorrosos, porque a veces una no tiene muchas ganas de complicarse la vida en la cocina.

Ingredientes:
- 500 gr. de carne picada
- 3 cucharadas de queso parmesano rallado
- 3 cucharadas de pan rallado
- 3 cucharadas de perejil fresco picado
- 2 huevos grandes (batidos)
- 1 diente de ajo pelado
- sal
- pimienta
- mantequilla para engrasar
- 400 gr. de tomates pelados escurridos
- 1 cucharadita de aceite de ajo (vale aceite de oliva normal)
- 1 cucharadita de orégano seco
- 125 gr. de mozzarella fresca
- albahaca fresca para decorar



Elaboración:
Precalentar el horno a 220ºC.
En un bol grande mezclar con las manos la carne picada, el queso parmesano, el pan rallado, el perejil y los huevos, rallar el ajo y agregarlo junto con la sal y la pimienta (no mezclar en exceso para que no que de muy dura la carne).
Untar un molde poco profundo de 28 cm. de diámetro con mantequilla (yo puse también papel de hornear para poder desmoldarlo fácilmente) y colocar la carne en el presionando ligeramente con las manos.
Escurrir los tomates todo lo que se pueda y mezclarlos con el orégano, el aceite de ajo y un poco de sal y pimienta y extenderlos encima de la carne.
Por último cortar la mozzarella en rodajas y colocarla encima del tomate.
Hornear de 20 a 25 minutos, hasta que el queso se vea dorado, sacar del horno y dejar reposar 5 minutos.
Decorar con las hojas de albahaca (yo no tenía, así que no le puse).
Cortar en triángulos como la pizza.



Servida con una ensalada es una cena perfecta, sana y equilibrada.


¡Cuando la probéis, ya me contaréis!

lunes, 20 de enero de 2014

Tarta de queso y Nutella sin horneado

Una de mis hermanas cumple los años el día de Nochevieja.
¡Os imagináis lo difícil que es escoger una tarta adecuada para ese día tan cargado de manjares!
Pues después de mucho pensar, mis hermanas y yo llegamos a la conclusión de que esta era la mejor opción.

Es una receta de mi idolatrada Nigella Lawson y es fantástica, además de sencillísima.
No necesita horno y además apenas se manchan cacharros, con lo cual es la preparación perfecta.


Los ingredientes:
- 250 gr. de galletas digestive (yo usé galletas especiadas que compré en Lidl para darle un toque navideño)
- 75 gr. de mantequilla sin sal (de buena calidad)
- 400 gr. de Nutella a temperatura ambiente
- 100 gr. de avellanas tostadas picadas
- 500 gr. de queso crema
- 60 gr. de azúcar glass (tamizado)

Elaboración:
En el vaso de la picadora romper las galletas, añadir la mantequilla, una cucharada de Nutella y 25 gr. de avellanas. Picar todo hasta que se forme una especie de arena húmeda.
En un molde desmontable forrar la base con papel de hornear y colocar la mezcla de galleta aplastándola con la mano hasta que quede lisa. Dejar reposar en la nevera.

Colocar en el vaso de la batidora (no hace falta lavarlo después de machacar las galletas) el queso crema y el azúcar glass hasta que se mezcle bien, añadir a continuación la Nutella y seguir batiendo hasta que sea una crema homogénea.
Sacar el molde de la nevera y verter cuidadosamente la crema de Nutella sobre la galleta, extender con una cuchara o espátula y decorara con el resto de avellanas picadas (yo las puse enteras porque había gente que no las podía comer)
Dejar en la nevera al menos cuatro horas, aunque lo ideal es toda la noche para poder sacarla bien del molde.
Yo la preparé por la mañana y la comimos de postre en la cena y estaba perfecta.


La única precaución que hay que tener con esta tarta es no sacarla demasiado pronto de la nevera, porque con el calor pierde la forma.


Es una tarta espectacular, lujosa...¡pero tan sencilla!


¡Espero que os guste!